Soneto roto con estrambote

Mis manos guardan todavía el eco de tus palabras. Leo, y el sonido de tus versos se queda y se ha partido, mi corazón retumba sordo y hueco. Te leo, eres la ausencia en que me trueco, la desaparición de ti, el olvido del que tú siempre hablaste al ser leído, los libros eran solo un recoveco. A veces pienso que eras un cometa que brillaba en la noche, las cadenas misteriosas de que es vaso el poeta. Un vaso en el que caben tantas penas, que aprenden a nadar, dijo la esteta. Te leo, estoy llorando a manos llenas.

Te leo y me envenenas: eres el imposible que persigo, porque te leo para estar contigo.

IMG_7096-2 copia

19 comentarios en “Soneto roto con estrambote

  1. “Mis manos guardan todavía el eco de tus palabras”…hay palabras que se mantienen apretadas al corazón como sostenidas por las manos del sentimiento que inspiran….enhorabuena

    Le gusta a 1 persona

    • Muchísimas gracias, Patricia, por el comentario y por la lectura. Si te ha llegado al alma, es porque tu alma estaría abierta al leer como una ventana de par en par.

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.