Cosa mía

No hay nada más introspectivo que sentarse a escribir, erosionarse un poco, reencontrar un estilo de escritura que nunca se posee del todo, como decir que no me gustan las frases que se escriben con palabras grandilocuentes y abstractas: la soledad, el amor, la tristeza.
Como decir siquiera que detesto las personificaciones supuestamente originales, esas que tanto se estilan: “tome mi soledad de la mano y miré a los ojos a mi tristeza”. Tienen algo como de filtro de aplicación para las fotos del móvil, de preconcepción, de aislamiento intelectual, de fila de casting, de foto de menú con el fondo azul. Me alejo de tal escritura como la gente se aparta de los charcos por la calle; es un decir, el símil podría ser otro, por ejemplo, me alejo de esa escritura de puntillas como las arañas cuando huyen de la intuición de una muerte próxima.
Tampoco me atraen la exaltación de la banalidad cotidiana y fútil, la escritura de taxi, de café, de libreta, de agenda, de sábanas, de saliva, de erotismo entre el humo de la discoteca, de adjetivo gentilicio y nombramiento escogido de ciudad, de calle, de verso sin prosodia endecasílaba. ¡Qué sé yo!
No entiendo a los demás cuando no utilizan las tildes diacríticas o ponen mal las comas, es como si dejaran cristales rotos en un parque infantil.
A veces escribo para cerciorarme de que existo, como esta noche, que es martes y trece y escribo a la contra. Hay días de escribir a la contra, como el mes de febrero, que tiene menos días por algún extraño motivo y se acepta.

Será cosa mía.

IMG_7674-3

8 comentarios en “Cosa mía

  1. Vaya, me temo que a diario, aporto pequeños cristales a ese parque infantil. De todas formas, todos tenemos esos días o momentos malos en que nos molesta todo e incluso nos autocriticamos. Besotes, Fer.

    Le gusta a 1 persona

    • Estaba, sin duda, incubando algo. Me está costando Dios y ayuda escribir el artículo de hoy, con la fiebre que tengo. Pero seguimos al pie del cañón. Un abrazo enorme hasta Cádiz. Lo de los cristales era una metáfora.

      Le gusta a 1 persona

      • Algo raro te noté ;). Te presto si quieres mi faringitis aguda con la que llevo algo más de 10 días… menos mal que escribir no irrita, aún más, la garganta. Es jueves y estoy a la espera… al lío.

        Le gusta a 1 persona

  2. ” A veces escribo para cerciorarme de que existo, como esta noche, que es martes y trece y escribo a la contra. Hay días de escribir a la contra, como el mes de febrero, que tiene menos días por algún extraño motivo y se acepta”

    Este final me marcó, genial haberte encontrado 👏

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.